Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Doblaje y subtitulación. Una pequeña aproximación.



Cosas que se oyen por ahí:

-          El cine doblado es una mierda, no hay nada como la versión original, se aprecian muchos más matices.
-         Yo hasta que no salga la séptima de Cómo Conocí a Vuestra Madre doblada en español no la veo.
-         Me dan risa los subtítulos de panchitos en los que ponen porrista por cheerleader  y mesera por camarera.
-          ¿Ah, pero esta es la voz de Patrick Dempsey? No veas como pierde, ¿No?
-          Tía, cuando te dediques a doblar pelis, no digas cosas como “Maldita sea, voy a vaciar mi cartucho en tu estómago”, di mejor “cabronazo a qué te mato, me cago en la puta ostia y en tus muertos pisaos”.
-          Pues Dexter parece más malo en inglés.
-         Teresa dime una cosa tú que sabes de esto, ¿En que están pensando los traductores de películas cuando traducen los títulos?
-          ¿Quién será Danko? ¿Cómo gana dinero? Ese si que es un filántropo y no Bill Gates
-         El resto de países europeos nos llevan años de ventaja porque no doblan nada. Están acostumbrados a los subtítulos.
-          La culpa del doblaje la tiene Franco.
-          A Franco le debemos el doblaje de calidad que se hace en España.
     Seriesyonkis ha hecho más por mi nivel de inglés que todas las clases de mi vida. 



 A veces me gustaría poner en una mesa debate al más puro estilo tele 5 a los defensores del doblaje que no ven una peli en otro idioma que no sea español ni muertos, frente a los defensores de la versión original, y callarme y dejarles hacer y decir… a ver qué pasa.
Dejaré aparte el tema de los títulos de las películas, que creo que a estas alturas todo el que conozca a un traductor sabe que los ponen las distribuidoras y que el cambio o no de título atiende a fines promocionales y publicitarios.

No quiero entrar en cuestiones históricas sobre la invención del doblaje, al que le interese que me lo pregunte y me invite a una copa y se le cuento lo de las versiones múltiples, lo que son los intertítulos y quién fue  Edward Hopking

Hasta hace pocos años en España estábamos todos contentísimos con el doblaje, eran cuatro raros los que veían cine japonés subtítulado y cómo mucho nos hacía gracia ver al actor que dobla a Bruce Willis y ponerle cara.
El conflicto que creo que tenemos ahora es que cada vez somos más los que utilizamos las versiones originales para aprender o que directamente las entendemos y nos gustan más. Por una parte DVD nos permiten ver las películas en versión original y jugar con los subtítulos. Y por otra parte Internet y su inmediatez nos mal acostumbraron a la posibilidad de ver Lost, Heroes y Prison Break la misma noche que se emitían en EEUU, lo que provocó que se desarrollaron las páginas de enlaces y que ya no pudiesemos esperar, aunque los subtítulos los haya hecho Danko, o Asianteam. Y ojo, a veces estos subtítulos, dejando aparte las diferencias semánticas entre países, están bastante bien hechos normalmente. Al menos están bien sincronizados. Luego por ejemplo criticaréis también a la mismísima MªJosé Aguirre sin tener ni idea. (Traductora de Lost, Futurama, Entre Fantasmas, Seinfield, y cientos de películas).

Así que ya está el debate en la mesa. Ahora queremos más, ahora yo me quejo de no encontrar cines en versión original y los directores españoles se quejan y claman a la SGAE, y una señora que escribió el guión de Mentiras y Gordas (que peliculón señora Sinde) me quería cerrar las páginas de enlaces, y yo ya me veía dejándome mi no-sueldo de parada en Amazon comprando DVD originales como hicieron nuestros padres traficando con los libros y discos censurados, porque en realidad es verdad, la propiedad intelectual hay que protegerla de alguna forma. Pero es que además me entero de que los DERECHOS DE AUTOR (sí, así, en mayúsculas) de los guiones traducidos se los lleva tradicionalmente el ajustador, cuya loable labor exacta os la cuento también si me invitáis a un gintonic que si no me alargo pero …¡que no sabe inglés!. Y para que el traductor pueda ver algo de pasta cada vez que SU guión se emite tiene que… asociarse a la SGAE. ¡Tadá!

Bonita paradoja.


Encima se están perdiendo las salas de cine tradicionales, ya sólo hay centros comerciales del cine en cuyas taquillas uno escucha perlicas como esta:


“Dame 3 entradas para la de la navidad esa…” [Oído ayer a las 17:50 en CC.Ociopía. Orihuela.]  


Este verano me emocioné porque vi en el periódico que en Torrevieja los cines tenían películas en V.O.S, crédula de mí fui directamente a por las entradas y me quedé triste y decepcionada cuando comprobé que lo que te vendían era ver la película, evidentemente sin subtítulos, escuchándola a través de unos cascos prestados en versión original. Y cómo encima soy un poco puñetera y exigente ni me gusta ponerme cosas que han estado en oreja ajena ni me gusta ver cosas que no he visto previamente sin subtítulos, no sea que me pierda algún detalle importante, que una aún no es bilingüe.

En conclusión, creo que deberíamos poder elegir, creo que se deberían estrenar las películas también en versión original subtitulada, aunque solo fuese un pase semanal, creo que debería favorecerse la emisión en televisión del producto extranjero con la posibilidad de quitar o poner los subtítulos y elegir el idioma. (La tdt nos prometió eso, solo lo permiten unas cuentas emisiones, intentadlo.) 

Y si las distribuidoras y las televisiones van a seguir sin hacernos caso porque no les resulta rentable… ¡que me contraten y así me resulta rentable a mi también!

Lo siento por la extensión,  por las citas robadas a algunos de vosotros y por escribir de un tema que quizá ya sea demasiado recurrente y sobre todo por las erratas, las faltas, los cambios de estilo y las pocas obras que cito. 
Gracias si habéis llegado hasta aquí sin odiarme.

Nos vemos en el cine ;)

1 comentario:

  1. A mi por lo general,me da igual ver las peliculas y series subtituladas o no.A excepcion de si son de humor.En ese caso opto por el doblaje pues para mi pierde gracia leer y perderme muchos de los gestos del personaje que precisamente le dan la gracia al mensaje

    ResponderEliminar